Open/Close Menu Noticias sobre náutica, navegación y barcos.

Cómo hacer un mantenimiento básico del barco

Por lo general, la mejor época del año para hacer el mantenimiento de un barco es el  invierno. Sin embargo, no es algo obligatorio, como en el caso de tener una necesidad urgente como una avería o un accidente. De hecho, como la mayoría de los mantenimientos se hacen en invierno porque se navega menos, también es recomendable hacer una revisión en épocas en las que no se va a navegar que no son estrictamente invernales.

Lo más importante que hay que tener en cuenta es que el mantenimiento de un barco no es algo barato. Por lo general supone  alrededor del 10% de lo que costó comprarlo. Es decir, si el barco costó 50.000 euros, las revisiones anuales costarán entorno a 5.000 euros. 

Habitualmente, estos costes se reparten entre la reparación de averías por uso y daños ocasionados, por ejemplo, en el casco durante la navegación e incluso en el puerto.

Qué pautas debo seguir para hacer el mantenimiento de mi embarcación

Varar anualmente el barco

Al hecho de sacar del agua un barco para su mantenimiento se denomina “varar” la embarcación. En concreto, una nave se vara para hacer la limpieza y el mantenimiento de obras vivas. Es decir quitar la vegetación y fauna marina que se suele quedar pegada en el casco; así como pintar el fondo. 

¿Para qué se hace el mantenimiento en seco de un barco?

  1. Para evitar el rozamiento del casco:  una fuerza de arrastre excesiva,  hace que tu embaración sea más lenta. Esto no es algo que se aplica solo a los barcos que participen en regatas sean competitivos. Esto deben hacerlo todos los barcos para que no se dispare, inútilmente, el consumo de combustible. Además, un casco con impurezas suele generar vibraciones o mal funcionamiento del motor.
  2. Para evitar que las impurezas obstruyan la toma de agua: un exceso de flora y  fauna marina puede generar, asimismo, problemas de calentamiento de los motores y averías graves.
 

Realizar los cambios recomendados por el fabricante

Sólo hay que hacer caso de las recomendaciones que hacen todos los fabricantes náuticos. Es decir, revisar el motor, cambiar el aceite, y evaluar otros elementos básicos como los filtros, la correa del alternador o la bomba de refrigeración.

Revisa los elementos no mecánicos del barco

La exposición al mar y a la intemperie es lo que más desgasta la vida de un barco. Por ello, hay que hacer una revisión exhaustiva todos los años de las frisas de las escotillas, los portillos, el ancla, los candeleros, las bengalas y, si se tiene, la balsa salvavidas;. Por otra parte, y si hablamos de un velero, como es lógico, habrá que revisar las velas, evaluar el estado de la jarcia y cambiar escotas, drizas y aquellos elementos en mal estado.

Cuida todo los elementos de seguridad 

Algo que se suele olvidar y es de crucial importancia es la revisión de los elementos de seguridad que hay a bordo como los chalecos salvavidas. 

Además, hay que tener en cuenta los cuidados de higiene básica para evitar malos olores relacionados con el cuarto de baño. 

CategoryMecánica

© 2017 EasyPort

logo-footer